martes, 24 de febrero de 2009

Espinas en el camino

Lenguas de fuego
divagan por mis heridas,
quemando la piel,
arrancándola a tiras.
Las lágrimas
de las luciérnagas
sanan mi conducta,
controlando los alaridos
de una noche torturada,
rezumadora de whisky sin hielos.
Las olas al alba
limpian el dolor,
apagan las llamas
de la conciencia.
No quiero
más caminos de azufre
con historias escritas
en tinta china
sobre papel rasgado,
rasgado como la esperanza
que apuñalas
con tus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario