lunes, 30 de marzo de 2009

Relato de un mal viaje

Y despertar arrodillado frente a mi decadencia, mirándome de soslayo desde el espejo. Sonámbulo, rescatando los últimos segundos en aquel parador, donde las proposiciones se arrojaron contra las rocas con la inhumana fuerza que produce la demencia.
Escribiendo el último párrafo, consumiendo las cenizas de mi cerebro, la vida pasa rápida frente a mí, sonriendo por todo lo que nunca fui y distorsionando mi breve existencia.
Bebiendo gotas de azufre, profundizo en las sombras del destino, descubriendo historias anónimas sobre viajes astrales que despiertan mi curiosidad y controlan las riendas del destino que relataste, obligándome a dar un paso hacia lo desconocido.
Y despertar rodeado de anfetaminas y alcohol, y observarme, desde la esquina, como mi cuerpo inerte yace en el suelo sin reclamar ayuda. A merced de la locura, desemboco en un mar de dudas, preguntándome que hago aquí. El reloj marca las 2 de la madrugada. Nada volverá a ser como antes.

lunes, 16 de marzo de 2009

Camino hacia la eternidad

Miro, pero no veo. Y tropiezo con la inoportuna aparición de la razón.
Apatía. No hay fuerza en las palabras. Un adiós. Un hasta nunca, ¿o hasta luego? No, mejor hasta nunca. Mejor continuar el camino, este duro camino, y no mirar atrás. Sólo recuerdo sombras y ecos del pasado que la memoria ordenará a su antojo.
Y mientras tanto… ¿qué queda?... en realidad… ¿hubo algo? Seguramente palabras y acciones sin fundamentos, desinteresadas, carentes de realidad e impregnadas de ilusiones.
Una tormenta de imágenes, tortuosas pesadillas, perturba la tranquilidad del sueño, derramando lágrimas sobre tinta impresa en papel rasgado… frágil, como la esperanza. Estremecido, no sabes reaccionar. Normal, no sabes sobre que actuar. Intentas encajar las piezas de un puzzle incompleto y destrozado, corrompido por tu estúpida actitud.
Pregunta tras pregunta incrementas el insomnio, entreteniendo las noches con ideas absurdas e incoherentes que bombardean tu conciencia.
Abatido, aquí me despido.
Hasta nunca.

domingo, 15 de marzo de 2009

In Memoriam

Madrid llora.
Llora
lágrimas de cera,
coronas de rosas
y cartas anónimas
abandonadas
en la soledad
de la cercanía.
Los gritos
avivan las llamas
de la desilusión,
mientras
la oscuridad
atrae pesadillas
atadas
a olores de rabia.
El cielo
todavía recuerda
aquel amanecer
drástico
que salpicó
la historia
de una ciudad
arropada
por miles de voces
buscando
una explicación.
Madrid no olvida.
D.E.P.

sábado, 7 de marzo de 2009

Tentaciones

Solo pensar
sin actuar,
y sentir las palabras
mancharse
con lágrimas de tinta.
Pretendo
tocar la luna
a través de tus caricias
y mis remordimientos.
Aliviar
los temores
intentando alcanzarte
en el abismo
de tu mirada.
Deseos incompletos
que luchan,
descontroladamente,
con la tentación
de sentirte
dueña de mi cuerpo.

martes, 3 de marzo de 2009

Ella

La observas,
centrándote en su boca,
sus labios,
recordando
las miles de historias escritas,
borradas con carmín
en cualquier oscuro callejón.
Aguardas,
tumbado,
los abrazos
de una noche de resaca.
Los besos
con sabor
a bourbon añejo
y olor a nicotina,
que adormecían
las palabras de madrugada,
dejándolas
al otro lado de la ventana,
a merced de la soledad.
Dentro,
una batalla de caricias
corrompe el silencio
haciendo inevitable
el deseo de estar
cerca de ti.