domingo, 15 de marzo de 2009

In Memoriam

Madrid llora.
Llora
lágrimas de cera,
coronas de rosas
y cartas anónimas
abandonadas
en la soledad
de la cercanía.
Los gritos
avivan las llamas
de la desilusión,
mientras
la oscuridad
atrae pesadillas
atadas
a olores de rabia.
El cielo
todavía recuerda
aquel amanecer
drástico
que salpicó
la historia
de una ciudad
arropada
por miles de voces
buscando
una explicación.
Madrid no olvida.
D.E.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario