sábado, 9 de febrero de 2013

Esperas

Simplemente, esperas. Al otro lado, esperas.
Taciturno, recuerdas su cara, sus ojos, su nariz, sus labios... intentas deshacer el conjunto, lo vuelves a unir. Imaginas mil formas posibles, pero siempre será ella, siempre mantendrá su esencia. Acaricias su pelo. Hundes tus dedos tras los bucles negro azabache y respiras. Absorbes su fragancia, sus más profundos sentimientos. Inhalas deseo, exhalas pasión, placer, lujuria. Se apaga la luz. Las imágenes sobran. Las palabras sobran. Sólo quedamos tú y yo, en una guerra sin perdedores. Las paredes jadean, empañan los cristales. Los labios entrechocan, son mordidos con pasión sin control. Los cuerpos se estremecen bajo las sábanas. Las manos se deslizan aleatoriamente buscando la nada y encontrándote a ti, siempre a ti. Exhalas la última bocanada sumergiéndote en la catarsis.
Amanece. Tu pelo sobre mi hombro. Olor a deseo por cada esquina de la pequeña habitación. Mil pensamientos recorriendo mi cerebro. Un tierno beso sobre tu frente y el dulce aroma del amanecer en tus labios.
¿Ha ocurrido realmente? Todo es muy difuso.... porque recuérdalo, simplemente, esperas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario